Loading...

CoProBip

CoProBip y autoridades

COPROBIP MARCA 2016 NUEVA

El Fondo de Bibliotecas Populares fue creado a partir de ley provincial nº6.971, sancionada en el año 2002 -con decreto reglamentario Nº1564/03- para promover y fortalecer las actividades de estos espacios culturales en Mendoza. En la misma, se prevee la creación de la Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares COPROBIP que administra el fondo anual dentro del presupuesto provincial.

Esta ley provincial asienta sus bases en la ley nacional Nº 23.351 promulgada por decreto P.E.N.Nº1512/86 de protección y fomento a las Bibliotecas Populares.

Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares (COPROBIP)

Esta comisión es el ámbito gubernamental encargado de fomentar el desarrollo de actividades culturales y de manejar el destino del fondo destinado a las bibliotecas populares.
Está constituida por un Presidente y Secretario, designados por el Poder Ejecutivo Provincial, y por siete vocales: tres en representación de la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares (FeMeBiP), y cuatro en representación de las distintas regiones de la provincia, en la persona de sus Directores de Cultura o dirigentes de Bibliotecas Populares designados por los mismos. Los miembros de la Comisión Provincial Protectora duran dos años en sus funciones y pueden ser reelectos. Se desempeñan ad-honorem y deben cumplir con el requisito indispensable de acreditar una estrecha vinculación al quehacer bibliotecario y/o experiencia en el ámbito de la cultura popular.

Conformación de la Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares (Decreto provincial Nº 1564)

PRESIDENTE
Prof. Laura R. Uano
Telf. 263 154680142
Oficina 261 4495861
laliuano@yahoo.com.ar

SECRETARIA TÉCNICA
Lic. Patricia Elizabeth Ruiz
Telf. 0261. 155542936
peruiz@mendoza.gov.ar
coprobip@mendoza.gov.ar

VOCALES

Sra. Fabiana Alcantara
Representantes de la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares
Telf. 154681214
Mail: fabyanalcantara@gmail.com
Tucuman 550 . Ciudad

Srita Jacinta Ruiz
Representantes de la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares
Telf. 260 154597549
Mail: jacientaruiz@yahoo.com.ar

Sr. Ernesto Arrooyabe
Representantes de la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares
Telf. 156920997
Mail: ernestoarroyabe@gmail.com

Sra. Paula Bracelis
Representante de las Direcciones de Cultura de la Zona Metropolitana
Telf. : 4985388 (biblioteca) 4960841 (particular) celular 261 157227731
Mail: paulabracelis1@yahoo.com.ar

Prof. Gabriela Torino
Representante de las Direcciones de Cultura de la Zona Este
Telf. 261 156770099
Mail: torinogabriela@hotmail.com

Sra. Gloria Calderón
Representante de las Direcciones de Cultura de la Región Valle de Uco
Telf.: 02622- 15632398
Mail: glorieta17@yahoo.com.ar

Srita. Patricia Olmos (Titular)
Representante de las Direcciones de Cultura de la Zona Sur
Telf. 0260-154557281
patryolmos@hotmail.es

Sr. Osvaldo Daniel Morales (suplente)
Representante de las Direcciones de Cultura de la Zona Sur
Telf. 0260-154513490
osvaldodanielmorales@hotmail.com

Según el art. 10 de la ley nº 6971, la Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares tendrá los siguientes deberes y atribuciones:

• A) Cumplir y hacer cumplir la presente Ley y los decretos reglamentarios que el Poder Ejecutivo dictare.

• B) Confeccionar y llevar un registro de Bibliotecas Populares y realizar un relevamiento actualizado del régimen de funcionamiento y de autoridades de las Bibliotecas Populares, así como del personal que presta servicio en cada biblioteca.

• C) Promover la fundación de Bibliotecas Populares en cada localidad de la Provincia, fomentando su creación en los barrios que carezcan de ellas.

• D) Orientar la acción de las mismas y colaborar en las actividades culturales que realizan.

• E) Prestar asesoramiento técnico y colaborar en la organización de cursos, seminarios, disertaciones y congresos que tengan como finalidad la formación, capacitación y perfeccionamiento del personal técnico de las bibliotecas.

• F) Proveer a las distintas Bibliotecas Populares de los textos oficiales de estudio a nivel primario y secundario, correspondiente a cada año lectivo.

• G) Concretar y coordinar con organismos e instituciones similares, ad-referéndum del Poder Ejecutivo, planes y proyectos para el mejor desenvolvimiento de las bibliotecas populares.

• H) Confeccionar una memoria anual respecto al cumplimiento de sus funciones.

• I) Arbitrar los medios necesarios para reafirmar el carácter público de las Bibliotecas Populares y para que se concrete su contribución al cumplimiento de los planes de alfabetización que se pongan en vigencia.

Biblioteca Popular

COPROBIP MARCA 2016 NUEVA

Una Biblioteca Popular es una asociación civil, autónoma, creada por vocación solidaria de un grupo de vecinos de una localidad o barrio, dirigida y sostenida básicamente por sus socios, con fin de brindar: información, recreación, educación y animación sociocultural, mediante una colección bibliográfica y multimedial de carácter general y abierta a todo público.

Se trata de una institución educativa- cultural básica, que en forma amplia, libre y pluralista ofrece servicios y espacios para la consulta, la expresión, el desarrollo de actividades culturales de extensión bibliotecaria y de promoción de la lectura.

El concepto actual no es el de ser depositaria de libros, sino el de un verdadero centro cultural comunitario; gestado a través de demandas de la gente, y completamente orientada a satisfacer esas demandas. Cabe agregar que, como verdadera organización comunitaria debe ser capaz de motivar a su Comunidad hacia nuevas necesidades que estén relacionadas con la incorporación de las nuevas TIC´s – Tecnologías de la Información y la Comunicación-, y hacia la apropiación continúa de conocimientos que le produzcan el sólo placer de la sabiduría, o su aplicación en la superación de situaciones problemáticas de la vida diaria, que redunden en una mejor calidad de vida.

Al ser producto de una necesidad auténtica de los vecinos, debe lograr ser autosustentable. El Estado le otorga beneficios a través de la CONABIP y la COPROBIP, pero una Biblioteca Popular debe tender a que pueda funcionar sin esas ayudas. El recibir subsidios, no involucra un compromiso con fines políticos, ni religiosos, etc, sólo implica una relación entre organizaciones que deben reconocer su colaboración mutua, en un marco de respeto y aunando esfuerzo en beneficio de la Comunidad.

¿Cómo puede darse inicio formal a una Biblioteca Popular?

En primera instancia un grupo de vecinos autoconvocados deben crear en la localidad, barrio, comuna, etc. la necesidad y conveniencia de fundar y sostener una entidad de estas características. Para ello deberán realizarse visitas, encuentros, encuestas, etc., hasta que la propia maduración del proyecto determine su firmeza.

En esta perspectiva pueden realizarse colectas y hasta acondicionar un local mínimo que permita brindar un ámbito propio a la entidad en formación. También es la etapa de lograr acuerdos con otras instituciones oficiales y/o privadas que de algún modo, y sin interferir en sus decisiones- aporten a la Biblioteca en formación.

Una vez logrado este consenso y de continuar el entusiasmo y los objetivos iniciales se debe dar el siguiente paso fundamental: la Asamblea Constitutiva.

Pasos a seguir para constituirse formalmente:

• Asamblea constitutiva de vecinos: en la misma se aprueba acta constitutiva y estatutos de la biblioteca.

• Primera reunión de comisión directiva: se reúne la nueva comisión y se redacta el acta n° 1 de comisión directiva.

• Presentación de documentación en la Dirección de Personería Jurídica para tramitar la resolución de personería jurídica. Este tramite se repita anualmente con la aprobación de los balances por asamblea y se tramita la vigencia anual de personería jurídica.

• Sacar inscripción de AFIP (impuesto nacional)

• Tramitar exención de impuesto ganancias

• Sacar inscripción en Dirección Gral. De Rentas (impuesto provincial)
• Tramitar exención impuestos de rentas

• Abrir cuenta bancaria a nombre de la biblioteca popular

• Asociarse a la FeMeBiP (Federación Mendocina de Bibliotecas Populares

• Presentarse ante CoProBip (Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares.

Incorporadas al circuito provincial luego se asesorara para incorporarse a CoNaBiP (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares)
Para mayor información comunicarse a CoProBip, Dirección de Gestión Territorial, Secretaria de Cultura, Av. España y Gutiérrez (ex Banco Hipotecario)
Teléfono 0261- 4495848 – mail: coprobip@mendoza.gov.ar

CENSO BIBLIOTECAS POPULARES

Historia de las Bibliotecas Populares

COPROBIP MARCA 2016 NUEVA

“El medio más poderoso para levantar el nivel intelectual de una nación, diseminando la ilustración en todas las clases sociales, es fomentar el hábito de la lectura hasta convertirlo en un rasgo distintivo del carácter o de las costumbres nacionales (…) es imposible obtener este resultado sin la difusión del libro, haciéndolo accesible a todas las personas” (Domingo F. Sarmiento, 1870).

A partir de 1860, comenzó el proceso de organización político-institucional de nuestro país, contexto en el que se definieron los rasgos básicos de la Argentina moderna. Los hombres que lo llevaron adelante, fuertemente imbuidos por el pensamiento europeo de la época, adhirieron a la idea de progreso y a las doctrinas positivistas muy difundidas en el mundo occidental. Entonces, la educación considerada como medio de unidad nacional fue uno de los pilares para lograr la transformación y civilización del país. Para su materialización, se necesitaba la puesta en marcha de un sistema de educación popular amplia y permanente, que contemplara la creación de escuelas públicas, acompañadas de un programa de bibliotecas populares que difundieran el libro y la lectura. Enmarcadas en este proyecto educativo se promulgaron en 1870 la Ley Nº 419 de Bibliotecas Populares y, en 1884, la Ley de Educación Nº 1.420, que estableció la enseñanza obligatoria, gratuita y laica.

Creación de las Bibliotecas Populares

“La biblioteca complementa a la escuela y la vivifica sirviendo como un auxiliar para el maestro y como un incentivo de curiosidad para el niño. Porque es la biblioteca de distrito la que pone en manos del habitante en las poblaciones lejanas, libros atrayentes y útiles generalizando los conocimientos donde quiera que haya un hombre capaz de recibirlos” (Sarmiento, 1870).

Una de las primeras acciones que encaró Domingo F. Sarmiento siendo Presidente de la República -junto a Nicolás Avellaneda, su Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública- fue enviar al Congreso de la Nación el proyecto de ley de creación de la Comisión Protectora de Bibliotecas Populares, siguiendo el modelo de las sociedades de lectura creadas con suscripciones en Estados Unidos (Ríos, 1995, p. 13).

El 23 de septiembre de 1870 se promulgó la Ley Nº 419, destinada a articular el interés vecinal y la protección del Estado, promoviendo la creación de estas asociaciones particulares en ciudades y localidades de todo el territorio de la República.

Se convocaba a los jueces de paz, a las corporaciones municipales, a los párrocos, a los preceptores de las escuelas y a las entidades, invitándolos a organizar bibliotecas, a cooperar en su desarrollo y realizar reuniones para leer capítulos de libros selectos en voz alta (cosa frecuente por la abundancia de analfabetos).

Diversos inconvenientes surgieron en la aplicación de la Ley de 1870, que “requería de costumbres que no existían, de necesidades que no se sintieron y de aptitudes especiales, que los funcionarios a quienes se confió su aplicación no pudieron improvisar”.

En 1876, se suprimió la Comisión Protectora, asumiendo estas funciones y facultades la Comisión Nacional de Escuelas.

Recién en 1908, en vísperas de la conmemoración del Centenario de la Revolución de Mayo, por decisión del Presidente José Figueroa Alcorta se restableció la Ley Nº 419 con todo su vigor.
Ese mismo año se realizó el Primer Congreso de Bibliotecas Argentinas, entre cuyas recomendaciones centrales se encuentran las referidas a la extensión cultural, el fomento de la lectura y de los autores argentinos y la relación con las escuelas.

Uno de los efectos inmediatos de la puesta en marcha de la Comisión Protectora en 1908 fue la proliferación de bibliotecas en barrios y comunidades de pocos habitantes. Generalmente surgieron por iniciativa de un grupo de vecinos, y también adosadas a otro tipo de instituciones – clubes o sociedades de fomento- que creían útil y necesario tener una biblioteca abierta al público.

En 1986, la Ley Nº 419 fue reemplazada por la Ley Nº 23.351, que estableció los objetivos y el funcionamiento de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP), organismo dependiente de la Secretaría de Cultura de la Nación, y creó el Fondo Especial para Bibliotecas Populares. Actualmente, existen mas de 3.000 bibliotecas populares en todo el territorio de la República Argentina registradas en la red, lo que significa un fenómeno a nivel mundial. Presentan características muy heterogéneas en sus dimensiones edilicias, personal bibliotecario capacitado o profesional, desarrollo y complejidad de sus servicios y disponibilidad de tecnología de la información. Oscilan desde las muy pequeñas y limitadas a un ambiente o dos, a veces precarios y con menos de 5.000 libros, ubicadas en zonas desfavorecidas o de incipiente desarrollo poblacional, barriales o semirurales, hasta las grandes y complejas bibliotecas urbanas, transformadas en verdaderos centros multiculturales -varias de ellas con más de una planta edilicia- que superan los 50.000 volúmenes y, en algunos casos, con más de 100.000 obras, siendo hasta modelos en el país y en la región.

Las Bibliotecas Populares: entidades de la Economía Social

“Las Bibliotecas Populares son Asociaciones Civiles autónomas, creadas por la vocación solidaria de grupos de vecinos de localidades o barrios –dirigidas y sostenidas básicamente por sus socios– con el fin de brindar información, educación, recreación y animación socio-cultural mediante colecciones bibliográficas y multimediales de carácter general y abiertas a todo público” (www.conabip.gov.ar).

El adjetivo popular yuxtapuesto a biblioteca no alude a la idea estamental de lo “vulgar”, sino al concepto democrático de ciudadanía. Lo popular tiene sentido social abarcador, inclusivo y plural respecto a edad, sexo, nacionalidad, condición social, creencias religiosas e ideas políticas. Los fondos de las Bibliotecas Populares son universales, pluralistas y están al alcance de todos. Las Bibliotecas Populares son instituciones educativo-culturales constituidas como emprendimientos privados que cumplen con fines públicos.

Son administradas y conducidas por comisiones directivas (elegidas en asambleas de socios) que trabajan en forma “ad honorem”, las administran y velan por su crecimiento y continuidad en el tiempo. Los principios que las rigen son: Adhesión voluntaria y abierta. Gestión democrática. Participación económica de los asociados (cuota).

Autonomía e independencia de otras instituciones públicas o privadas. Educación, capacitación e información a los asociados para contribuir al desarrollo de la entidad. Cooperación entre las Bibliotecas Populares a través de estructuras locales, provinciales y nacionales. Preocupación por la comunidad. Trabajo a favor del desarrollo sostenible. Su sostenimiento se consigue básicamente mediante el cobro de cuotas societarias, a diferencia de las bibliotecas públicas que son mantenidas por el Estado (nacional, provincial o municipal) a cuya jurisdicción pertenecen. Por ello, es importante destacar que estas instituciones de la Economía Social sobreviven porque muchas de las personas que trabajan en ellas lo hacen en calidad de voluntarios, es decir que dedican parte de su tiempo para colaborar con la entidad, sin recibir por ello remuneración, salario, ni contraprestación económica alguna. Las Bibliotecas Populares desempeñan un importante rol social que trasciende el aspecto meramente bibliotecario, pues en tanto creadas por grupos de vecinos, generalmente se caracterizan por su servicio a la comunidad, su compromiso con las problemáticas locales y el trabajo a favor del desarrollo sostenible del barrio o la localidad. Al ser entidades pluralistas favorecen la construcción de ciudadanía, y en tanto testigos de la historia local estimulan la revalorización de la memoria y la identidad.

Mendoza y sus bibliotecas populares

Mendoza, no fue ajena al fenómeno de las bibliotecas populares, y si bien hace a nivel gubernamental hablar del tema, ya que no se entendía, la realidad marcaba que las bibliotecas populares en Mendoza también marcaban este cambio educativo, social y cultural que la población iba sufriendo a lo largo de las décadas. Así pues, recién a partir del Gobierno del José Octavio Bordón, como gobernador de nuestra Provincia, se comenzó a tomar interés por el tema especifico de bibliotecas populares, como organizaciones comunitarias.

Con una gestión en conjunto entre comunidad y gobierno comienzan a gestarse mas espacios con las características de lo que hoy conocemos como bibliotecas populares. Si bien ya existían anteriores al gobierno de Bordón, bibliotecas que en la actualidad han cumplido mas de 100 años, a partir de esa época comienzan a surgir con mayor fluidez y la población comienza a gestar por su propia cuenta con mayor facilidad estas organizaciones.
En el año 1910 nace la biblioteca popular Juan B. Alberdi, actualmente funcionando en el departamento de Lujan de Cuyo, y así le siguieron otras que han visto pasar la historia de nuestra provincia, en 1914 nace la Biblioteca Popular Pbro Pedro Arce, en el departamento de Godoy Cruz y en 1915 la Biblioteca Popular Julio A. Roca en Palmira, San Martin.

En nuestra provincia es importante nombras hombres como Franklin Vélez y Leopoldo Ríos, uno desde lo gubernamental y otro desde lo federativo.

En Mendoza, durante la década del 80 y consolidada en los 90 se gesto la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares, en esos tiempos de la mano de Leopoldo Ríos y con la colaboración de Franklin Vélez y secundados por un grupo de personas dirigentes de bibliotecas populares se comenzó a gestar el proyecto de la Ley Provincial de Bibliotecas Populares.

Así entonces se aprobó por unanimidad en el año 2002 la Ley n º 6971, Ley Provincial de Bibliotecas Populares, la que genero un Fondo Especial de Asistencia Cultural y dio origen a la Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares (CoProBiP). El espíritu de esta ley es el apoyo del Estado en todos sus niveles y jurisdicciones, lo que se viene cumpliendo positivamente ante los desafíos de recrear estrategias de integración en los planos educativos, tecnológicos y culturales.

Hoy en la Provincia luego de distintos vaivenes sociales, contamos con alrededor de 78 bibliotecas populares, las cuales en mayor o menor medidas han sido beneficiadas por este Fondo Especial, y cuentan con el apoyo permanente de CoProBiP.

Del año 2003, en que se entregaron los primeros subsidios a bibliotecas, hasta el año 2015 inclusive se le ha entregado $ 3.615.660,07.

Durante el año 2016 desde la Secretaria de Cultura de la Provincia, se inicio una serie de acciones tendientes a la modificación de la Ley como así también a generar el proyecto de Ley sobre Protección Patrimonial de las bibliotecas populares. Hoy contamos con media sanción de la H.C. de Diputados y todo gracias al apoyo y aporte de las bibliotecas populares de todo el territorio de la Provincia. Quienes a través de distintas reuniones de debate fueron brindando sus experiencias y sugerencias para esto se lograra. Todo ello en pos de seguir beneficiando y colaborando con dichas instituciones que con los cambio de los tiempos demandan mayor exigencias para brindarles a sus comunidades mejores servicios.

Fondo Especial de Asistencia Cultural para Bibliotecas Populares – Convocatoria 2017

COPROBIP MARCA 2016 NUEVA

 

1. De las condiciones generales de participación

1.a) La Comisión Provincial Protectora de Bibliotecas Populares CO.PRO.BI.P., convoca a las Bibliotecas Populares asentadas en el territorio de la provincia de Mendoza, a presentar solicitud de subsidios del FONDO ESPECIAL DE ASISTENCIA CULTURAL para ser asignado a las Bibliotecas Populares; en el marco de la Ley Provincial. Nº 6971/02, su modificatoria Ley Provincial Nº 8935/16 Decreto Reglamentario nº 1565/03 y su modificación Decreto nº 2978/08.

1.b). El plazo de presentación será desde el día 21 de junio del 2017 a partir de las 8:30 hs, y cierra indefectiblemente el día 12 de julio del 2017 a las 13:30 hs.. Dejando constancia que deberá indefectiblemente el día 21 de julio del 2017 estar cumplimentada la totalidad de la documentación requerida.

1.c) La solicitud y la documentación anexa, podrá ser entregada a los delegados zonales y federativos que se especifican al final de esta convocatoria, y en la Sede de COPROBIP, España y Gutiérrez, 1er Piso, Ciudad de Mendoza-Teléfono 0261-4495848/39

1.d) No podrán participar las Bibliotecas Populares que tengan subsidios anteriores, por parte de organismos provinciales, que no hayan efectuado la rendición correspondiente en el plazo estipulado, o se encuentren en situación problemática en el ámbito judicial.

1.e) No podrán participar las Bibliotecas Populares que, al momento de la presentación de la documentación solicitada por la presente convocatoria, se corrobore por parte de los miembros de Co.Pro.Bi.P., que dicha institución no este funcionando periódicamente como biblioteca popular y dentro de los parámetros normales de cualquier biblioteca popular, atendiendo a la realidad de su hábitat.y cumpliendo como mínimo un horario de atención a publico de 15 hs. semanales aquellas bibliotecas populares que no están adheridas a Conabip y 20 hs. semanales aquellas bibliotecas populares que están adheridas a Conabip.

1.f) Las Bibliotecas Populares interesadas por el subsidio del FONDO ESPECIAL DE ASISTENCIA CULTURAL para ser asignado a las Bibliotecas Populares correspondiente al año 2017 deberán presentar, la siguiente documentación: (respetando el orden en que se solicita, y en un todo de acuerdo con el Artículo 26, del titulo III, Capítulo 4, del Reglamento Interno (Decreto Reglamentario nº 1565/2003):

a. Nota solicitando el beneficio. (excluyente)
b. Nota especificando en qué será utilizado el subsidio y porcentajes de la inversión. (excluyente)
c. Fotocopia del acta de designación de quién o quiénes recibirán y rendirán el subsidio (con fotocopia de DNI, hojas 1 y 2, y constancia de voto). (excluyente)
d. Nota denunciando domicilio legal y especial. (excluyente)
e. Fotocopia de la resolución donde se otorga Personería Jurídica emitida por la Dirección de Personas Jurídicas. (excluyente)
f. Acta constitutiva y Estatuto (fotocopias firmadas y selladas por Presidente y Secretario de la Biblioteca). (excluyente)
g. Fotocopia del Certificado de vigencia con el balance del año 2016 aprobado, emitido por la Dirección de Personas Jurídicas de la Provincia. (excluyente)
h. Fotocopia del acta de Asamblea de elección de autoridades vigentes. (excluyente)
i. Fotocopia de inscripción en AFIP y ATM (DGR) donde conste claramente el N° de CUIT. (excluyente)
j. Fotocopia de reconocimiento de Conabip. (no excluyente)
k. Fotocopia de alta de beneficiario. (no excluyente)
l. Fotocopia de N° de cuenta bancaria de la institución y CBU. (excluyente)
m. Constancia de la exención del impuesto de sellos, o el inicio del trámite.
n. Certificado de vigencia emitido por la Federación Mendocina de Bibliotecas Populares, donde debe dejar constancia número de socio de la biblioteca, fecha de asociación, si se encuentra al día con las cuotas societarias y vigencia de dicho certificado. (no excluyente)
o. Constancia de Cumplimiento Fiscal sin deuda de declaraciones jurada de ATM (excluyente)
p. Plan de Actividades de la Biblioteca Popular. (excluyente)

“Se deberá cumplimentar las disposiciones contables exigidas por Contaduría Gral. de la Provincia de Mendoza a la fecha de la presentación de la documentación requerida”

IMPORTANTE:
Todas las fotocopias solicitadas en los incisos precedentes deberán presentarse debidamente autenticada por Escribano Público, Funcionario Municipal ó Provincial pertinente, o por los miembros de la COPROBIP, sello y firma (con tinta azul), quien cotejará dichas copias con los originales. No se aceptarán copias legalizadas por integrantes de la comisión directiva de la Biblioteca Popular

2. Del destino de los fondos otorgados

Los fondos otorgados a las Bibliotecas Populares en concepto de subsidio del Fondo Especial de Asistencia Cultural, sólo podrán ser destinados a:

a. Adquisición de material bibliográfico (mínimo de la inversión: 30% del subsidio) (Bienes de Capital ó Inventariables).

b. Adquisición de mobiliario: estanterías, mesas, exhibidores, armarios, etc. (Bienes de Capital ó Inventariables)

c. Compra de equipamientos: fax, fotocopiadora, computadora, audio y video, calefacción, refrigeración, etc.(Bienes de Capital).

d. Pago de servicios correspondientes al local de la biblioteca: luz, agua, teléfono, internet y seguros (Bienes de Consumo ó Servicios) y cuota societaria a FEMEBIP
e. Pago del alquiler del local de la biblioteca (Bienes de Consumo ó Servicios)
f. Pago de honorarios profesionales (Bienes de Consumo ó Servicios)
g. Mejoras edilicia: Erogaciones que incrementen el valor patrimonial del inmueble.
h. Gastos de Movilidad de media y larga distancia a nombre de la biblioteca

* Aclaración: Todo gasto de reparación y/o mantenimiento en tanto no incremente el valor del inmueble no puede considerarse una mejora por lo que debería considerarse como un servicio

3. De la rendición del subsidio otorgado
La rendición del subsidio deberá efectuarse en el marco de las exigencias legales vigente, y de acuerdo a A.F.I.P.-D.G.Rentas, dentro de los 90 (noventa días de recibido el beneficio, sin excepción no pudiendo optar a prorroga alguna.
4. De la Sede de COPROBIP y de los Delegados Regionales y Federativos:
Para mayor información podrá solicitarse en la Sede de la COPROBIP (Gutiérrez 204 esq. Av. España, primer piso, Ciudad de Mendoza), en horario de 8:30 hs. a 13:30 hs., teléfono 4495848/ 39, mail: coprobip@mendoza.gov.ar ; ó a través de los delegados regionales y federativos.

• Zona Metropolitana: Sra. Paula Bracelis. – Municipalidad de Lujan de Cuyo – Tefl. 0261 – 4985388
• Zona Este: Sra. Gabriela Torino – Municipalidad de Junin – telf. 261 – 156770099
• Zona Sur: Sra. Patricia Olmos (BP F. Peñasco -San Rafael)- Telf. 0260-154557281
• Zona Valle de Uco: Sra. Gloria Calderón (BP Vista Flores Tunuyan) – Tefl 02622-15632398
• Delegado FEMEBIP: Sra. Fabiana Alcantara (BP Libros Abiertos para la Sociedad) – Telf. 261 – 154681214
• Delegado FEMEBIP: Sr. Ernesto Arroyabe (BP Armando Tejada Gomez –Lujan de Cuyo) – Telf. 0261-156920997
• Delegada FEMEBIP: Sra. Jacinta Ruiz. (San Rafael) – Tefl. 0260- 154597549